Digamos que es así

Creative-Food-Art-by-Hong-Yi-16

Digamos que simplemente se trata de un escenario, un lugar formado por aquellos que gustan de ser idolatrados, una zona de confort libre de verdadero trabajo, libre de demanda, libre de presión, solo existe la vanidad.

Digamos que es un espacio saturado donde las cabezas más altas son las más vulnerables a ser cortadas, donde los que creen tenerlo todo en realidad no poseen nada valioso, digamos que se trata de una zona de moda y poses plásticas.

Digamos que no es solo ese espacio en el que muestran un hermoso plato y una cara maquillada, sino que se trata de una nube llena de incertidumbre y “que dirán”, un amasijo de gente que empuja a los otros no necesariamente hacia el frente, sino a los costados para hacerse un espacio temporal.

Digamos que es un truco de mercadotecnia en el que todos participan por que les suena bonito, y sin saberlo, se encuentran en una ruta incorrecta si no conocen sus verdaderos talentos, digamos que gustan del engaño y de ser pisoteados por imágenes huecas de super personajes que al parecer llegaron a donde se encuentran “libres de culpa”.

Digamos que todo esto se llama gastronomía.

Lo que no se han dado cuenta es que la gastronomía deja de existir como objeto de aprendizaje, lo que existe es la cocina, los cocineros, los talentosos, los virtuosos que son aquellos que simplemente saben vivir bien, correctamente, satisfechos de ellos mismos, no de lo que dicen los demás al respecto, cocineros de verdad.

Lo que la luz no ilumina es el sendero de la realidad, obscurecido por los medios abusivos con su poder de convencimiento, con su metodología de programación.

Lo que aquellas grandes y muy altas narices no huelen es la tierra donde crecieron, la cultura, la realidad de la alimentación, se han saturado de aquellos perfumes que ellos mismos crearon para mitigar su peste de soledad y falta de humildad.

Hacen falta aquellos cocineros del pasado, enfrentados a su necesidad de vivir por lo que hacen, acostumbrados a trabajar por honor a quien honor merece, concentrados en sus métodos por que saben que la modernidad es temporal, hacen falta cocineros de aquellos.

Digamos que todo esto se llama realidad, y mientras así sea, no dejaré de hablar en voz alta para poder corregir, comprender, incentivar y entrenar a aquellos que todavía saben que existe algo más real.

2 comentarios sobre “Digamos que es así

  1. Palabras llenas de verdades, en cerio resultan alucinantes y cada vez que leo las lineas que aquí expones, me revive el sueño de seguir en el camino, en el oficio que con esfuerzo y humildad se convertirán en una profesión. Pero no puedo negar que me quedo con un sentimiento de vacio o tal vez impotencia puesto que esta información no les llega o no la buscan ciertos “Chefs” que como dices no se preocupan en lo mas mínimo por mejorar sus técnicas y exigirse a ellos mismos de ser mejores dia a dia, deprime que en la mayoría de restaurantes el encargado de cocina ni siquiera sepa que es una bechamel y se niegan a que una persona mas joven trate de enseñarles lo poco que uno sabe, solo para mejorar el servicio desalentador de productos congelados, y te pueden salir raíces en los pies esperando una pequeña muestra de humildad en ellos, pero a esto nos atenemos los que amamos éste arte. Espero y que en un futuro cercano en las cocinas del mundo solo exista gente que ame ésta profesión. Sin mas que decir me retiro. Por favor, No dejes de escribir. Gracias.

Opina respecto al tema, por favor escribe tu nombre completo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s