El buen cocinero

rubn en la cmara fra de hard rock

Un verdadero cocinero en jefe no tiene el celular en la mano, no se preocupa por checar su estatus de red constantemente mientras se encuentra en su lugar de trabajo.

Un auténtico cocinero con responsabilidad de sector no recibe llamadas a menos que se trate de una emergencia, procura no distraerse con música o su teléfono celular.

Un responsable de la cocina no se desconecta del ambiente de su trabajo portando auriculares, ya que es muy importante estar alerta ante cualquier ruido y conocer los sonidos de su entorno para evitar accidentes.

Un cocinero formal no decide abandonar sus labores de manera temporal para fumar o relajarse en el momento inadecuado, esto altera el ritmo de desempeño y generalmente provoca retrasos, faltas de atención y poco seguimiento de su labor que puede resultar en consecuencias poco agradables.

Un cocinero ocupado de si mismo cuida su cuerpo, cuida su integridad física ya que sus extremidades son su máxima herramienta y el resto de su cuerpo es una máquina que debe de ser mantenida de manera correcta para poder resistir ante la adversidad de la cocina profesional.

Un cocinero humano siempre pondrá ante todo trabajo su valor como ser humano y ente individual, preocupándose por su salud, su tiempo de recreación y sus necesidades alimenticias, esto con el fin de desarrollarse no solo como un profesional en el ramo sino como un ser humano listo para librar obstáculos y fijarse retos que gracias al respeto por si mismo podrá alcanzar.

Un cocinero real siempre portará como estandarte la humildad y la buena intención de compartir el conocimiento adquirido, brindar apoyo a los más inexpertos y fomentar el respeto por la cocina auténtica y bien fundamentada.

Un cocinero maduro podrá tomar decisiones importantes, corregir a los demás con la intención de fortalecer, no humillar y podrá generar brigadas de trabajadores responsables a su semejanza para así formar equipos de trabajo estables y con conciencia de responsabilidades que otros tomarían a la ligera.

Un cocinero profesional, nunca dejará de ser un cocinero aunque el nombre de “chef” sea expuesto, vendido, ofrecido, prostituido y regalado por las tendencias de moda y la gastronomía influenciada por los negocios, la mercadotecnia y la falsa orientación.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. fernando dice:

    Esto si que es importante en una cocina, estar atento a todo lo que sucede desde la producción de mise en place hasta la misma ejecución y desarrollo del servicio…
    totalmente de acuerdo con esto siempre hay que cuidar su herramienta de trabajo (nuestra maquina llamado cuerpo) todo tiene su tiempo y su espacio…

Opina respecto al tema, por favor escribe tu nombre completo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s