Viajar es bueno

Una vez adentrado en el ambiente de cocina, toma la decisión de viajar a través de los elementos, las personas, sus vidas y adversidades superadas.
Toma un fruto y huele profundamente el origen, conócelo, siéntelo hasta entender la vida del mismo, piensa en su procedencia y te darás cuenta de la importancia del esfuerzo realizado por la naturaleza y el productor para ponerlo en tus manos.
Aprecia la belleza de un animal marino, observa su forma, especial, diseñado para su entorno, analiza sus virtudes anatómicas, y piensa desde dónde viene, sé responsable con el gran privilegio de tenerlo en tus manos.
Conoce la forma de los animales, dieron la vida para alimentar. Desgracia para unos, fortuna para otros, somos depredadores inteligentes.
Respeta el fuego, que está en todas partes y no te pertenece, controla su fuerza pero nunca te sientas amo de ella. Su brutal poder existe para los respetuosos, no te burles de el con absurdos momentos de altanería y su control, debes de ser agradecido con la fuente de energía más importante de nuestro planeta.
Lee, viaja, prueba y aprende con inteligencia, para así poder portar el conocimiento de los métodos. Caer en el simple y vano ostento de poseer los recuerdos de placer no es suficiente. De nada sirve viajar si solo conoces el final, enamorate de la trama de la elaboración de un alimento, no del desenlace.
Vive a través de tu exploración, y de tu propio conocimiento, y si lo haces correctamente, la gente de lugares lejanos de este mundo vendrán a ti, no es necesario en muchas ocasiones ir en busca de una realidad virtual intangible en nuestra mente, el que conoce, aprendió de una persona diferente, no de un viaje de placer y ostento.
Reconoce el entorno, reconoce tu labor, viaja a través del tiempo al preparar un gran plato ancestral, viaja al futuro experimentando procedimientos tecnológicos que nunca pensabas dominar, sé explorador y dueño de tu territorio de sabiduría, y el mundo estará en tus manos sin tener que dar la vuelta a el  y solo entender un poco de lo que pensabas sería diferente.
Y si das la vuelta al mundo, tu hogar siempre será tu cuerpo, tu mente, tu capacidad de cocinar.
Somos especiales, somos seres únicos, capaces de transformar lo común en maravillas que alimentan.
¿Ya te diste cuenta?
– De un cocinero para su gente –
Rubén Romero Aivar – Diseñador culinario

Un comentario sobre “Viajar es bueno

  1. Una apreciable lectura que pude disfrutar desde un principio y hasta quedar muy insatisfecho de seguir continuando saber más de este mundo del “cocinero” en el que cada día se aprende algo después del rush.

Opina respecto al tema, por favor escribe tu nombre completo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s